Carlos Marks en el Zinco
Absorción de la conciencia en un universo sonoro, a una vez extraño, casi ajeno, pero absolutamente propio. La aparente desarticulación con la que las piezas se componen,arroja un auxilio de susurros esparcidos, sutilezas, matices, instantes en los que el oído pareciera encontrarse en su sitio, dirigido por la escucha misma,hacia un sentido proyectado por la música. Quizás ésta sea la pregunta más legítima y menos pertinente que atraviesa Dislalia: el sentido. Pareciera manifestarse como una investigación constante de las posibilidades extremas del sonido, el tiempo, la energía y su sinergia. [Read More...]