top 10 albums of 2013 por Gerardo Alejos
To think of a mixture between James Blood Ulmer’s Odyssey trio (with violinist Charles Burnham) with the most up-tempo pieces from Goran Bregović or Duško Gojković would be tempting. But, it would barely scratch the surface of the carlosmarksist sound, which combines other crucial influences like the danceable melancholy of son huasteco from Veracruz and the string chutzpah of North African/Hispanic Peninsula virtuosos like Manitas de Plata or Khalifa Ould Eide. [Read More...]
Dislalia, reseña en La Tempestad por Diego Fischerman
"No se trata aquí de una sospechosa operación de alquímia, con algún porcentaje de voces búlgaras y alguna proporción de Cuco Sánchez, sino de algo mucho más sencillo (y por lo tanto, de una idea más compleja): el marksismo (el chiste es obvio, inevitable) consiste en algo tan simple como imaginar el centro en otra parte. En ese juego entre márgenes, el núcleo alrededor del que todo gira es ese cercano Oriente donde, en música, nació lo occidental. Y por ahí se gesta una de las músicas más originales -y más americanas, créase o no- de los últimos años. " [Read More...]
Elogio del Carlosmarksismo
Dislalia es un disco redondo, ideal para la plenitud de la tarde. Las melodías de estilo balcánico predominan en la sonoridad general del álbum, y sus punzantes acentos marcan su temporalidad, cuidados magistralmente por la percusión de Guerrero. No todas las piezas son, sin embargo, tradicionales. Algunas, como Yuki y Borrachioca, son composiciones originales de Marks; otras, como Melos tirana y Pustesí pustenó, de Alegre. Hay también refrescantes y breves interludios, como El oído dentado y Hives, que nos recuerdan que Alegre y Marks son también feroces músicos experimentales. Son notorias asimismo las apariciones de tres músicos invitados: Alex Daniels (acordeón), Alexander Bruck (violín stroh) y, especialmente memorable, Blair Latham (clarinete bajo) en Borrachioca. Si tuviera que escoger dos momentos especialmente cálidos del disco, recomendaría, primeramente, que todo escucha reparara en el fantástico arreglo de la canción mexicana La petenera, en el que el violín de Alegre se esfuerza por mantener un vínculo con una tradición desdibujada por la desquiciante guitarra de Marks; y, en segundo lugar, subrayaría la íntima expresión de Espejista, composición conmovedora de Alegre, dedicada a la memoria de su padre. [Read More...]